Negro, como Getafe

Cartel de Getafe Negro

Mesa redonda en Getafe NegroSoy negro. Como Getafe. Al menos, este miércoles, 22 de octubre. A las 12 del mediodía, en el salón de actos del Colegio Mayor Gregorio Peces Barba, participo en una de las mesas redondas del festival de novela policiaca. Moderados por David Conte, hablaré de la actualidad de la novela negra española con los escritores Jesús Ferrero, José María Guelbenzu y Empar Fernández.

El comisario de Getafe Negro es Lorenzo Silva, entre otras cosas padre de Bevilacqua y Chamorro. Este año el Festival, que comenzó el 16 de octubre y termina el 27, cuenta con más de 70 actividades. Muchas de ellas centradas en la cultura y literatura japonesas. Entre otros escritores acuden a la ciudad madrileña Mitsuyo Kakuta, Jo Nesbø, Lee Child, William McIlvanney, Erik Valeur,  Paul French, Almudena Grandes, Santiago Rocangliolo, Noemí Sabugal, Domingo Villar, Berna González Harbour, Carlos Zanón, Juan Cruz, Xavi Ayén, Sergio Álvarez  y César Pérez Gellida.

Al mezclar el género negro y una trama blanca, o merengue, Las Cuatro Torres quizá sea un libro gris, o grisáceo. Pero ya sabemos, como dijo Campoamor, que todo es según el color del cristal con que se mira.

Enlaces:

La imaginación de Florentino Pérez y Diego Torres

Abro sección en el blog para repasar algunas de las citas de Las Cuatro Torres. La más mentada en las entrevistas que me han hecho estos días figura al principio del Primer tiempo de la novela, y dice así:

«Le gusta mucho la novela, como tengo ocasión de ver cada vez que hace un artículo. Cuando me pone a mí de protagonista digo: “¡Joder, qué imaginación tiene Diego Torres!”. Pero tengo que decir que lo escribe bien.»
Florentino Pérez,
presidente del Real Madrid

«No soy una persona imaginativa
Diego Torres,
periodista de El País

Las palabras de Florentino Pérez proceden de una rueda de prensa del 20 de mayo de 2013. Ese día anunció que iba a convocar elecciones a la presidencia del club y a volver a presentarse y, además, que José Mourinho abandonaría el Real Madrid al terminar la temporada. En el minuto 12:35 podemos ver cómo, ante la pregunta de Diego Torres, Pérez respondió con un dardo envenenado: entre lo peor que le pueden decir a un periodista (hay cosas peores) es que se inventa las noticias.

En esa rueda de prensa los periodistas sólo podían formular una cuestión. La «réplica» de Diego Torres la encontré en una entrevista publicada en 2012, un año antes del adiós de Mourinho.

José Miguélez terminó una «entrevista impertinente» de Sportyou con esta pregunta: «Diga la verdad, usted esas cosas que cuenta se las inventa». Y Diego Torres se limitó a responder: «No soy una persona imaginativa».

Mi Ramón Ribeyro, por cierto, no guarda ningún parecido con Diego Torres. No me he basado en este periodista de El País para construir a mi periodista de Pueblo, aunque debo reconocer que desde hace años no me pierdo un texto suyo. Sin los artículos de Torres quizá no habría escrito Las Cuatro Torres. Otro día lo explicaré.

Termino con poca imaginación. Buscándola en el diccionario. Me encanta la primera acepción: «Facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o ideales».

Cita de Las Cuatro Torres  Entrevista impertinente a Diego Torres en Sportyou

Revertiano, alatristesco y sentimental

Arturo_Pérez-Reverte. Fuente: WikipediaLas etiquetas incordian. En la ropa. Y en el mundo de las letras. Pero hoy puedo decir que soy corsario, alatristesco y revertiano, porque disfruto leyendo a Arturo Pérez-Reverte, desde sus dominicales “patentes de corso” a sus andanadas tuiteras, pasando por las aventuras de Alatriste y el resto de sus novelas. Y mañana, o luego, también puedo proclamar que soy mariesco, porque devoro las novelas y las columnas de Javier Marías. O que soy ribeyriano, borgiano, vargasllosiano o, ya puestos, capotiano, cambiano y machadiano, por motivos y pasiones similares.

Sin embargo, ahora que he parido una novela, para nada me importa que la califiquen de revertiana. O de montalbiana. Ni que digan que es negra y merengue.

Los mares del SurMe explico. No por casualidad, Las Cuatro Torres se abre y se cierra con citas de Manuel Vázquez Montalbán. De Los mares del Sur. No por casualidad, uno de los títulos que barajé para el libro fue Los mares de Madrid y la empresa que contrata a Juan Torca, el protagonista, se llama Madrid Seas. Podríamos decir que, salvando las distancias, mi Torca es un hijastro de Pepe Carvalho.

Sigo. No por casualidad, en  el capítulo final cuento que Arturo Pérez-Reverte es uno de los siete amigos que leyó el manuscrito y me aconsejó durante la escritura de la novela. Las comparaciones son odiosas y ociosas, pero tampoco me importa que emparenten a Torca con Alatriste, o con algún otro de los «héroes cansados» presentes en muchas de sus novelas.

Los libros de Pérez-Reverte me entretienen, me sorprenden, me interesan, jamás me aburren.

Pero eso es sólo literatura.

Pérez-Reverte, además de un gran escritor, al que admiro, es tu tipo coherente y comprometido. Sincero y directo. Y amigo de sus amigos, fiel, generoso y entrañable.

Faja de Las Cuatro TorresPor amistad él añadiría «y porque la novela es sólida, chaval» me ha «apadrinado» públicamente. Mi novela ha desembarcado en las librerías con una faja promocional firmada por él.

Sólo por esono se me ocurre mejor carta de presentación le estaré agradecido siempre. Pero no es el único favor que me ha hecho. El congreso de redes sociales que codirijo en Burgos, iRedes, contó con él como «cabeza de cartel», junto con Juan Luis Arsuaga, en su primera edición, en 2011. Y la empresa con la que me gano la vida, Tres Tristes Tigres, nació cuando Alfaguara nos encargó rediseñar la página web de Arturo, en 2003. Entonces, debo decir, apenas nos conocíamos. Y yo todavía andaba resentido, pero sólo un poco, porque diez años antes me había dado plantón.

Durante la carrera, en clase de Redacción, en el 92, nos mandaron hacer una entrevista. Daba igual a quién, podía ser un colega, un conocido… Le eché morro y logré la dirección de Miguel Delibes. Me contestó. No podía recibirme, pero sí responder por carta un cuestionario. La entrevista salió publicada en Ciudadela, una revista literaria universitaria.

Poco después Arturo Pérez-Reverte vino a dar una charla a la Universidad de Navarra. Simultaneaba sus primeras narraciones (magníficas: El húsar, La sombra del águila, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El Club Dumas…) con sus últimas correrías como corresponsal de guerra y embolados como el programa televisivo Código Uno. Gracias quizá a mi «éxito» con Delibes (por cierto, soy delibiano, o delibesco, o como se diga), me lancé a por Pérez-Reverte.

Acompañado por Pedro de Miguel, profesor y amigo, que cerró la entrevista, iba a someterle a un tercer grado para la revista Nuestro Tiempo. Leí las novelas que aún no había devorado, releí las más antiguas, preparé un listado descomunal de preguntas y nos parapetamos en el Vagón-Bar de la Facultad. Nos habían dicho que podríamos charlar media hora con él, pero ese día Pérez-Reverte  anunció que dejaba iba a dejar Código Uno, harto. Los periodistas navarros le cogieron por banda, esa media hora se esfumó y, lo dicho, nos dejó compuestos y sin entrevista.

Sin embargo, no dejé de leerle. Mientras tanto, en el 96, en El Mundo, cubrí la presentación de El capitán Alatriste, la primera entrega de la saga. Ya en este siglo, me tocó organizar algún encuentro digital con él, en elmundo.es, y poco después comencé a colaborar con él en diversos tinglados editoriales e interneteros.

No por casualidad, termino, Pérez-Reverte hace un «cameo» en la novela, a cuento de un Zippo. A principios de los noventa, tal vez algo antes de darme plantón en Navarra, Pérez-Reverte anduvo por Sarajevo. Dicen que allí, quizá, coincidió con Juan Torca, el protagonista de Las Cuatro Torres. Y hasta ahí puedo contar. Por ahora.

No podemos elegir a nuestros padres. Ni dónde nacemos. Pero sí qué autores y qué territorios, comanches y literarios, queremos recorrer.

Soy cuatrotorrista

Cuatrotorrista. Foto de Álvaro Varona, @Kremaster

Cuatrotorrista. Foto de Álvaro Varona, @Kremaster

No sé qué opinión tenías de mí, aunque me importe, pero olvídate: ya no soy el que era.

He mutado. Soy otro.

Desde ya (bueno, exactamente desde el Dos de Septiembre), soy un Cuatrotorrista.

Para que te quede claro: desde ya, a partir de ya (bueno, desde se publicó Las Cuatro Torres, mi Novela),… soy un neurótico o un paranoico (o un pringado, sin más) que no puede pasar delante del escaparate de una librería sin tratar de buscar la Portada de su Libro, que no puede hojear un periódico ni navegar por una web sin buscar una mención a su Obra.

Soy cuatrotorrista. O cuatrotorrero. O qué se yo: no me esperaba esto. ¿Les pasará a los demás escritores?

¿Se me curará pronto? Ojalá. Con suerte, antes de que comience a escribir el siguiente Libro.

Los gayumbos de David Beckham y otras historias

Las Cuatro Torres en Marca

Tenía  y tengo la sana intención de actualizar muy a menudo el blog en general, y la egoteca en particular. Para hablar de mi libro, sí, y de otras cosas. Pero las tres últimas semanas he estado hablando de mi libro, y de otras cosas, en tantos sitios, que no he encontrado tiempo. Para enmendarme, voy a colgar aquí y ahora una entrada más larga de lo habitual, con enlaces a Marca, El Mundo, Divinity, La Razón, El Correo y eldiario.es.

Para abrir boca, comencemos con el artículo publicado por Marca.com, que me sorprendió porque está decorado con un banner de David Beckham (uno de los «galáticos» fichados gracias a la venta de los terrenos de Las Cuatro Torres) anunciando calzoncillos. Ese artículo incluyó dos extractos de la novela, uno sobre los  periodistas «investigados» (ahí aparecen, además de mi Ramón Ribeyro, nombres reales, como Diego Torres, Orfeo Suárez, José Manuel Cuéllar, Julián Redondo, Santiago Segurola, Antón Meana, Carmen Colino, Tomás Roncero, José Ramón de la Morena, Paco González, Fernando Burgos, Josep Pedrerol, Siro López,  Eva Turégano, María Escario, José Antonio Luque y José Luis Sánchez) y otro con este comentario de Ramón Mendoza, presidente del Real Madrid en los ochenta:

«Si no recuerdo mal, Mendoza dijo que prefería presidir el Madrid que ser ministro. Tenía razón. Y hoy más que ayer. No sólo cualquiera elegiría el éxito deportivo antes que el político. Ahora, además, cuesta más ser presidente del Real Madrid que del Gobierno. Hace falta tener mejores contactos y más dinero que cualquier político para ser el rey blanco. —Sopesó la pieza y la depositó en el tablero—. Pero merece la pena. El que consigue reinar en el Real Madrid, a poco que lo haga bien, logra más popularidad y beneficios que el Zapatero o el Aznar de turno».

Charla en Marca sobre Las Cuatro TorresDías más tarde, participé en un encuentro digital en la misma web, en Marca.com. La pregunta mejor valorada por los lectores fue ésta, en la que me llaman señor, todo un detalle:

«Sr. Leandro. Supongo que al Sr. Diego Torres y al Sr. Palomar, serán de los primeros en “cargarse” en su novela, o ¿son los héroes?. Porqué en aquella época…Bueno el Sr. Meana, tampoco les iba a la zaga. Supongo que en su novela serán como mínimo torturados. Muchas gracias.

Gracias, Bond, James Bond. La novela se abre con unas palabras de Florentino en la rueda de prensa donde anunció que Mourinho dejaría el Madrid en 2013. Con ironía, dijo que Diego Torres era una persona imaginativa. En esa misma página incluyo la “réplica” de Torres (que no pudo repreguntar en esa rueda de prensa): No soy una persona imaginativa, le dijo a José Miguélez en Sportyou, un año antes.
También aparecen mencionados periodistas como Antón Meana, Santiago Segurola, Enric González, Orfeo Suárez, Carmen Colina, Tomás Roncero,… Ojalá que la novela les parezca interesante.
Los periodistas no son héroes ni villanos».

Entrevista de El Mundo sobre Las Cuatro TorresMás. Jugué en casa cuando El Mundo publicó en la sección de Cultura (donde he trabajado muchos y muy fructíferos años) una entrevista de Luis Alemany de la que destaco estos dos párrafos (el primero porque espero que todo vaya bien y no tarde en ponerme manos al teclado para continuar las correrías de Torca, y el segundo por el comentario sobre los periodistas):

«¿Y quién es el señor Torca? “Un militar, un mercenario, alguien que no siempre ha estado en el lado de los buenos… Un náufrago que regresa a Madrid y tiene que rehacer su vida”. Torca nació, en realidad, para otra novela, “mucho más complicada, también para mí”, que no ha visto la luz, pero que le ha dado pasado, carne y hueso.Tiene mal de amores y recuerdos del mar de Aral y de la Libia de Gadafi, entre otros escenarios; tiene también un hijo un poco censurador; corre por el Retiro; ve ‘Los Soprano’ y ‘Roma’ y, por lo que se ve, gusta bastante a las chicas… Si todo va bien, volveremos a saber de él.

El otro personaje con aliciente de ‘Las cuatro torres’ se llama Ramón Ribeyro (eso suena a escritor limeño ¿no?) y es el periodista que recibe las filtraciones. No parece mal chico pero sí que es un poco presuntuoso, con su Mini Cooper y su bici de montaña cara.Ribeyro cree que ha pillado un buen alijo de verdad pero, en realidad, es un peón que no sabe de qué va la partida. “Los periodistas vivimos entre el poderoso que quiere matar al mensajero y el poderoso que quiere manipularlo. Y la mayoría de ellos [de los periodistas] son conscientes de que pueden ser utilizados y a partir de ahí, trabajan bien: no se inventan las cosas, ni nada por el estilo».

Sigo. Estos días digo y redigo que me divierte hablar de mi novela. Cómo no. Pero no me apetece tanto que me retraten. Prefiero estar al otro lado del objetivo, pero qué se le va a hacer. Sin embargo, me gustaron muchos las fotos que me hizo Esther L. Calderón para Divinity (y la entrevista también, que conste). Cuelgo aquí varias.

Continúo con otra foto, y otra entrevista, original. Un buen día subimos a la azotea de Planeta, enrollé un periódico me pasé un buen rato oteando el horizonte madrileño mientras un fotógrafo de La Razón disparaba su cámara. Minutos antes, Rocío Linares me preguntó por Mourinho, el topo, Torca… como podéis ver en este extracto:

Entrevista en La Razón«-Mourinho no sale muy bien parado…

-Es que yo soy de esos aficionados a los que Mourinho llamó «pseudomadridistas», de esos a los que no les gustaban algunos de sus comportamientos, como cuando metió el dedo en el ojo a Tito Vilanova. Estoy más con el club que lleva por gala el señorío, que no sólo quiere ganar, sino que quiere jugar bien.

-En cambio, no oculta su admiración por los «7» del Madrid.

-El siete es un número muy especial para mí y me gusta mucho. Soy mucho de Juanito y de Butragueño. Soy muy «raulista» y hoy admiro mucho a Cristiano Ronaldo, pero sobre todo soy «casillista», ahora que hay tanta controversia con él precisamente.

-¿La caza del topo nunca termina?

-Porque todos filtramos, somos filtradores o estamos infiltrados. Dice un personaje de la novela que es difícil encontrar a alguien que no cuente lo que a otro no le gustaría que se contara. En definitiva, todos somos topos».

Pasé un buen rato cuando me entrevistó el gran Miguel Lorenci, de Colpisa (compañero en presentaciones y comilonas, hace unos lustros, cuando estaba al otro lado de la grabadora). Su artículo ha aparecido en medios como El Correo, El Norte de Castilla, Diario de Navarra,… y comienza así:

Entrevista de Miguel Lorenci«Al acceder a Madrid por carretera desde el norte se dibuja de lejos el inequívoco perfil de cuatro esbeltos rascacielos. Se alzan en lo que fue la ciudad deportiva del Real Madrid. Definen el ‘skyline’ capitalino y simbolizan el poder económico, político y tecnológico que los hizo posibles tras una oscura recalificación urbanística. Su construcción movió voluntades e intereses y 80.000 millones de pesetas. La visión de estos cuatro colosos de acero, hormigón y vidrio en sus constantes viajes desde su Burgos natal, inspiró a Leandro Pérez (1972) su primera novela.

Demuestra con ‘Las cuatro torres’ (Planeta) que fútbol y literatura no son una pareja imposible. Es un thriller trepidante de tinte muy negro que chapotea en las cloacas del galáctico club merengue, acaso el más poderoso y mediático del mundo. La caza de un incómodo topo que mina secretos de despacho y vestuario de la ‘casa blanca’ es el motor de una intriga en la que José Mourinho, Cristiano Ronaldo, Iker Casillas o Florentino Pérez se convierten en personajes.

“Es una novela negra, futbolera y sentimental muy bien escrita”, anticipa Arturo Pérez-Reverte, también personaje ocasional y lector privilegiado de la primera aventura de Juan Torca. Atípico e inclasificable “investigador accidental”, llega al planeta de la ficción “para quedarse”, nacido del inquieto magín de Leandro Pérez, antiguo periodista cultural y hoy empresario en el ámbito de la comunicación digital».

Termino, por hoy (en la próxima entrega de la egoteca incluiré entrevistas en radios y blogs, además de alguna reseña) con la entrevista que Alberto Ortiz me hizo en eldiario.es. La más extensa de las publicadas hasta ahora, creo. Se abre con estas líneas:

«Cuando Juan Torca regresa a Madrid, su antiguo compañero en el ejército le hace un encargo: “tienes que descubrir quién es el puto topo que está filtrando a Ramón Rybeiro lo que se cuece en el vestuario del Real Madrid”.

Torca es el protagonista de Las Cuatro Torres (Planeta, 2014), debut literario de Lorenzo Pérez con el que ha decidido rebuscar en las entrañas de la época más oscura del club más importante del mundo. El escritor reconoce que escribir una historia con el Madrid de Mourinho de fondo no fue por el interés mediático, le sedujo la idea de ver a su protagonista sentado en un palco en el Bernabéu o mirando a través de los cristales de las torres que ocupan la antigua ciudad deportiva del Madrid.

El resultado es un thriller ágil y emocional que sobre todo cuenta con un gran personaje. La mezcla de la rudeza militar con la melancolía por un amor perdido en el mar de Aral convierten a Juan Torca en un potente atractivo literario».

  

Presentación de Las Cuatro Torres en Madrid

Presentación en Madrid de Las Cuatro Torres

Una presentación con vistas al Bernabéu y las Cuatro Torres. En Castellana 154. La Librería LÉ acogió la primera presentación pública de Las Cuatro Torres en Madrid el jueves 25 de septiembre, a las 19:30 horas. Y con un «padrino» de excepción: me acompañó el escritor y periodista Benjamín Prado (autor de novelas como Raro o Ajuste de cuentas, de relatos como Qué escondes en la mano, de poemas como los recogidos en Ecuador, de letras cantadas por Sabina…).

Aquí podéis ver la invitación, y en Facebook también creamos el evento.

https://www.facebook.com/events/764910776902451/

Para acompañar a estas líneas, inserto varios de los tuits. Rodeado de amigos, familia y lectores, estuve como en casa.

Egoteca: primera entrevista y tuits de Lorenzo Silva, Gómez-Jurado, Montero Glez, Álvaro Varona…

Entrevista sobre Las Cuatro Torres en Diario de Burgos

Comienza el baile de Las Cuatro Torres. Aunque este martes llega a las librerías, desde la semana pasada ha empezado a rular por los medios de comunicación una nota de prensa y un dossier sobre la novela. Y también han opinado sobre ella varios escritores.  Además, el sábado Diario de Burgos publicó la primera entrevista en la que he hablado sobre la novela. Rodrigo Pérez Barredo la abrió con estas líneas:

«Juan Torca es un náufrago. Un hombre de pasado oscuro cuya memoria está poblada fantasmas. Un tipo serio y duro, acechado por las sombras y hecho de pérdidas, que un día aterriza en Madrid sin saber qué hacer con su vida en adelante. Instalado en un hotel cercano a la Gran Vía, se dedica a correr por el Retiro y a diseccionar la nada. Hasta que un viejo amigo le hace un encargo: investigar al topo que le está filtrando a un periodista todos los secretos del vestuario del Real Madrid. A partir de ese momento, Juan Torca se zambulle en una frenética espiral de conspiraciones y violencia.

Retrato sobre la ambición, el poder, la mentira y el miedo, Las Cuatro Torres es el debut literario de Leandro Pérez Miguel, escritor burgalés que ha llegado a las librerías con la seria intención de hacerse un hueco. Planeta, nada menos, ha apostado por una novela que viene muy bien apadrinada: es Arturo Pérez-Reverte quien la aconseja.Y el académico no suele prodigarse en elogios. Las Cuatro Torres estará en las librerías el martes 2 de septiembre.» + Leer completa en Diario de Burgos.

Voy a embeber unos cuantos tuis publicados estos días, sin emborracharme. Vamos allá.

Las Cuatro Torres, en Diario de Burgos, la 8 e iCorso

Estreno sección en esta web: la egoteca, una hemeroteca internetera donde agruparé informaciones, entrevistas, críticas,… cualquier contenido interesante relacionado con Las Cuatro Torres.

Para comenzar, tres enlaces.

1. Diario de Burgos publicó la primera noticia sobre la aparición de Las Cuatro Torres. el jueves 21 de agosto. Según Rodrigo Pérez Barredo, «Las Cuatro Torres es una novela sin tregua para el lector, de argumento envolvente y personajes magníficamente trazados; es, también un retrato del juego de poderes que existe en torno a ese gran negocio planetario que es el fútbol; y, claro, es un fresco sobre la condición humana, que puede ser igual de miserable en una trinchera de Sarajevo como en un palco VIP del Bernabéu».

Las Cuatro Torres en Diario de Burgos

2. Álvaro Manso, dueño de Luz y Vida y presidente de la asociación burgalesa de libreros, la recomendó ese mismo día en La 8 Magazine. El vídeo colgado en YouTube recoge su intervención, que resumo en las siguientes líneas. «El personaje central, Juan Torca, me parece que va a tener continuidad. Ha pasado por fuerzas especiales; le recibimos en la novela porque ha tenido una última misión en el Mar de Aral; llega a Madrid un poco decaído y es contratado para investigar la historia del topo que hay en el Real Madrid. La historia es trepidante y mantiene la tensión hasta el final. Esto es muy interesante porque nos sirve para seguir creciendo con ella, para no abandonarla. El personaje de Juan Torca está muy bien elaborado, es muy creíble», aseguró Manso.

3. Además, este lunes, 25 de agosto, Salva la recomendó en iCorso, el foro que reúne a seguidores de Arturo Pérez-Reverte. Dice que soy revertiano. Pues sí, y a mucha honra.

A los tres, gracias.

Ramón Trecet: «Nadie habla de las fuerzas especiales españolas»

Trecet, Ramón Trecet, es un clásico contemporáneo del periodismo deportivo y musical, al que conocemos por programas como Cerca de las estrellas o Diálogos 3. Y que sigue en la vanguardia tecnológica, a través de Twitter, @trecet, y de su blog, 13T 3.0, un planeta internetero que después de oscilar por Marca y Terra gira en la órbita de Yahoo desde el pasado mes de junio.

Hace unos días, en las oficinas madrileñas de Yahoo, desenfundé la cámara de vídeo para improvisar una entrevista. Como podéis ver en el vídeo que acompaña a estas líneas, Ramón Trecet ya ha leído Las Cuatro Torres (en otro post, dentro de un par de semanas, os contaré por qué) y quería conocer sus primeras impresiones sobre mi novela. Sin destripar el relato, dejó caer unas cuantas frases interesantes.

Sobre la parte futbolera de la novela, comentó: «Hay un tema esencial: que ser presidente del Real Madrid efectivamente es casi, o sin el casi, tan importante como ser ministro. Así de claro. Y eso me lleva a una anécdota que viví con el anterior comisionado de la NBA, David Stern, que es el que ha hecho grande la NBA. Le ofrecieron ser secretario de Estado, “ministro” del gobierno de Clinton, y lo rechazó. Dos o tres meses después llegué allí, para retransmitir una final, y le pregunté: “David, ¿cómo es que has dicho que no?” Me dijo: “Es que me parece más importante ser comisionado de la NBA”. Ahora pienso que es así».

Por otro lado, también me contó que le interesa especialmente el pasado y la trayectoria de Juan Torca, el protagonista de Las Cuatro Torres (y, ojalá, de las posteriores entregas que escriba): «El tema de las fuerzas especiales está de moda en todo el mundo, pero nadie habla de las fuerzas especiales españolas. Nadie tiene ni idea de lo que ha hecho aquí la gente. Hay un enorme desinterés sobre gente de nuestro ejército que se está jugando la vida, de una manera extraordinariamente altruista. Recordemos que ahora el ejército español está formado por gente voluntaria, totalmente, y creo que socialmente no les estamos acreditando con lo que se merecen. Lo digo porque la experiencia que tengo en Estados Unidos es que va una compañía de un batallón a ver un partido de la NBA, y la gente se vuelca con ellos, porque saben que están defendiendo a su país. En nuestro caso, incluso estamos en misiones de paz. Hay un enorme crack entre la sociedad española y el ejército. Creo que es una de las consecuencias de la dictadura. Esa segunda parte del desarrollo del personaje protagonista me interesa».

En la sala de reuniones había una pizarra con palabras como Pau, Rudy, Ricky, Navarro, Calde, LLull, Ibaka, protocolos, estrategias, tácticas… Muy pronto desde el planeta de Trecet en Yahoo contemplaremos a las estrellas del Mundobasket de España, que comienza el 30 de agosto. «Vamos a intentar diseñar cómo es el despliegue. Y luego vamos a intentar analizar cosas poco habituales. Un ángulo distinto de ver los partidos», reveló.

A la izquierda del Papa Francisco

Novedades de PlanetaSi no lo veo, no lo creo. Debajo del Adulterio de Paulo Coelho y La pirámide inmortal de Javier Sierra, y a la izquierda de Mi puerta siempre está abierta del Papa Francisco: así encontré mi libro, hace unos días. ¿Queréis saber dónde?

Hace unos días estaba en Luz y Vida, una sexagenaria y bien nutrida librería burgalesa, cuando Álvaro Manso, su dueño, me enseñó la revista comercial con las novedades del Grupo Planeta para septiembre de 2014. Y me topé con Las Cuatro Torres en la primera página, junto a los libros antes citados. Era la primera vez que veía impresa la portada en una publicación.

Aluciné. No tanto, supongo, como cuando encuentre el tocho en las mesas de novedades o las estanterías de librerías y bibliotecas a partir del 2 de septiembre. Pero verme ahí colocado, ahí promocionado, con Coelho, Sierra y ¡el Papa!, primero me alegró y, la verdad, luego me inquietó.

Aunque ya hayan leído el manuscrito algunos amigos, como decía el otro día, hasta ahora, esto sobre todo ha sido cosa de dos: mi ordenador y yo. Durante dos años he escrito y reescrito, he dejado que la historia creciera, la he leído y releído… Pero ahora, ahora compruebo que la novela despierta cierto interés, que no sólo mis amigos y familiares andan interesados por lo que encontrarán en sus páginas. Que no soy el único que va a asistir al último parto de Las Cuatro Torres con expectación y expectativas.

Me ha costado llegar, pero me encuentro por fin ante el meollo del asunto: tendré lectores. Y críticas. (Toda lectura implica una crítica, ¿no?, ningún libro nos deja indiferente.) Y no todas me pondrán por la nubes, claro, hasta ahí llego. Podría haber guardado la novela en un cajón. No sería la primera. Pero he optado por publicarla. He tenido el privilegio de publicarla. Y nada menos que con Planeta.

El título del libro del Papa Francisco es magnífico. Y estimulante. Mi puerta siempre está abierta.

La mía, también. Las puertas de esta web están abiertas. Aquí recibiré y encajaré vuestras críticas. Con mucho interés. Y con deportividad. O eso espero.

La Sirena de Gibraltar

La sirena de Gibraltar
Planeta, 2017.
+ info

Las Cuatro Torres

Las Cuatro Torres
Planeta, 2014.
+ info

Leandro Pérez

Leandro Pérez. Foto de Jeosm
Leandro Pérez (Burgos, 1972) hasta ayer guardaba sus libros en un cajón. Escritor y periodista, además de otras cosas, ha trabajado en Madrid, en El Mundo, y es uno de los creadores de Trestristestigres.com...
+ info

Agencia Literaria Dos Passos
· info@dospassos.es

@leandropem

Un tuit de @JuanTorca